©Antonio Leyva

Todos los derechos reservados. Queda prohibida su difusión,
reproducción, etc, sin permiso del autor (que por otra parte no tendrá mayor
impedimento en concederlo).

 

El combate

 

Este será el capítulo más breve. Dentro del combate se pueden distinguir muchas modalidades, el combate desde el punto de vista de la defensa personal, el combate deportivo, el combate en situaciones de guerra, el combate “de duelo”, el combate contra la enfermedad...

Todo lo expuesto va dirigido a desarrollar las habilidades necesarias para afrontar el combate en el marco de la defensa personal. Bien trabajado, en el Taiji Quan, la faceta de la salud, queda totalmente cubierta. Frente al “combate deportivo”, se cometen muchos “excesos”, entrenando elementos innecesarios como el “Gongfu” y por otra parte descuidando otros, como la forma física. Frente a una situación de “duelo”, el entrenamiento podría mejorarse, pero a riesgo de limitar nuestras posibilidades en caso de una situación de defensa personal, entrenando de una forma en exceso especializada...

Por último, en el ámbito del combate en situaciones extremas, como guerras, evidentemente el entrenamiento se debería enfocar de un modo muy distinto.

Algo que si deberíamos tener claro a la hora de luchar es si merece la pena. Esto es algo personal. Para unos, la defensa de sus opiniones es una causa suficiente, para otros, luchar por la vida, propia o de allegados. Para algunos, nunca está justificado...

Lo que sí debe estar claro es que cuando uno lucha, debería hacerlo por una buena causa y en ese supuesto, lo único que debería importar es no perder, así, en estas circunstancias, el factor mental-emocional estará de nuestra parte. Todo ello sin entrar en el aspecto ético, que queda fuera del objetivo de este artículo, pero que evidentemente es un factor de la máxima relevancia.

 

El error más común.

Entre los practicantes de Taiji Quan, es muy común enfatizar el aspecto “neutralizante”, de forma que las habilidades del practicante pueden llegar a ser muy buenas en el ámbito “defensivo”, pero no tanto en el aspecto ofensivo. Muchos son los que enfatizan en llegar a ser “intocables” y que de hecho, alcanzan un buen nivel al respecto, pero su capacidad para ser resolutivos con el adversario, no está a la misma altura. Si bien es cierto que el punto fuerte del Taiji Quan es su habilidad para neutralizar la fuerza del adversario y utilizarlo en su contra, también existe la habilidad de “inutilizar” al adversario, pero por alguna razón, no se enseña y/o practica con el mismo énfasis.

 

Conclusión

Taiji Quan es un completo y sofisticado arte marcial. Lo que he expuesto en estas páginas no es mas que un somero acercamiento al mismo y son muchas las lagunas y omisiones.
Algunas lagunas son involuntarias y cualquier opinión y comentario será más que bien recibido. Hay omisiones “voluntarias” en el texto. Se han omitido todas las referencias al factor espiritual y meditativo. Esto es así por que ni mi nivel de conocimientos ni me habilidad me permiten hablar de los mismos, pero ciertamente, son factores a tener en cuenta.

-Volver a Artículos

 

 

©Antonio Leyva

Todos los derechos reservados. Queda prohibida su difusión,
reproducción, etc, sin permiso del autor (que por otra parte no tendrá mayor
impedimento en concederlo).


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=